Volver al inicioFrances    Inglés    Alemán    



La capilla de los Ladrones

Ciudad de Saint-Renan



Aparcamiento (GPS) : 4 8°24'41.2 N  4°36'55.8 W




Acceso: Salga de St-Renan hacia Plouzané. Después de la rotonda de Ker ar Valy, continúe hacia Plouzané por la D38 y tome el cuarto camino pequeño a la izquierda hacia Penfoul. Aparcar a 500 m, en el primer cruce, y caminar en lo antiguo sendero situado a la izquierda de la carretera, que se dirige hacia el norte. Se puede ver la capilla entre los árboles 700 m más a la derecha.
Ubicación del edificio




    Esta pequeña construcción aislada en el bosque de Coat an Ibil ( el bosque de ladrones en Bretón )1 ¡ no es en realidad una capilla ! A pesar de su antigua apariencia y dilapidación, este edificio nunca ha servido como lugar de culto, sino como un oratorio a lo sumo. Originalmente era una cabaña de caza construida en 1870 por el dueño de la Mansión de Langongar, a 300 m al otro lado del sendero.
    La confusión se debe al hecho de que querió, para preservarlos, de reutilizar algunas decoraciones arquitectónicas de las ruinas de la capilla del siglo XVI que poseía en su finca. Así puso en su lugar, ya que probablemente estaban en la capilla antigua, las cintras góticas de la puerta principal.




    Y tenía arreglado, grabado en la piedra sobre la fachada, el escudo de armas de las familias Mol y Du Dresnay, sus antepasados. En francès : un écartelé d'argent à trois ancres de sable de la familia Mol y d'argent à la croix de sable de la familia Du Dresnay.



  El edificio, de planta rectangular, está ahora abandonado. Un enorme agujero, tal vez causado por la caída de un árbol, corta la pared trasera.

  El interior no tiene decoración. Está abarrotada con los restos de largas vigas y las paredes muestran el rastro de un piso que fue iluminado por una ventana con una reja en la fachada.

  El techo todavía parece en bastante buen estado, pero es obvio que no es inmune a la caída de las ramas.



    Debido a su aislamiento, el edificio fue utilizado por los Alemanes durante la Segunda Guerra Mundial para conseguir que las tropas ocupantes se acostumbraran a usar la máscara de gas. Con todas las aberturas obstruidas, los soldados tuvieron que soportar la presencia de un gas realmente tóxico.

La capilla de los Ladrones es de poco interesante hoy en día aparte de los adornos arquitectónicos de su puerta principal. Pero su nombre siempre aguza la curiosidad del caminante.


-1- Este nombre obviamente nos hace creer que el bosque era el lugar de encuentro de bandoleros. No es así : Jean Lescop nos cuenta en su libro Pays d'Iroise, sites et découvertes que la capilla una vez llevó encima de su gable occidental tres pináculos coronados por cruces, en el centro lo del de Cristo, y en los lados los dos ladrones. Después del colapso del pináculo central, se puede suponer que las estatuas restantes habrían dado su nombre al edificio y el bosque que lo rodea.



Jean LESCOP. Communauté de Communes du Pays d'Iroise 1994

***

Código QR de esta página:


Descargar este flashcode