Volver al inicioFrances    Inglés    Alemán    



El menhir gigante de Plouarzel

(Municipio de Plouarzel)


Propiedad privada. Abierto al público


Clasificado como monumento histórico el 25 de septiembre de 1883
bajo el nombre de "Menhir de Kerveatous"..




Aparcamiento GPS :  : 48°25'38 N  4°40'53 W






Acceso : Desde Plouarzel hacia el oeste, tome la D5 en dirección a St-Renan y luego, en el cartel, tome la pequeña carretera asfaltada a la derecha y continúe durante aproximadamente 1,5 km. El acceso al menhir está en una curva ( señal ).
  Desde St-Renan, la misma carretera es accesible en la salida oeste de la ciudad por la rue du Général de Gaulle, luego en dirección a Le Conquet. Tome la primera carretera a la derecha después de la segunda rotonda (señal). La carretera desciende y luego sube a lo largo de un bosque y el acceso al menhir está en una curva al final de la subida. Aparque en el cartel. Se puede llegar al menhir a pie desde el borde de un campo cultivado.


Altitud : 132 m.
Altura actual del menhir: 9,50 m sobre el nivel del suelo
Anchura máxima: 2,20 m
Espesor medio: 1,35 m





 ¡Un monumento como este, no se puede perder! El menhir más alto que queda en Europa, y quizás incluso en el mundo, está situado ligeramente por debajo del punto más alto del País de Iroise ( 142 m ), a 500 m de distancia.
Tiene vistas a una agradable y amplia zona reservada para los visitantes.

El gran menhir de Kerloas, finamente escodado en todas sus caras, tiene la particularidad de tener la parte superior curiosamente biselada. Le monument, qui devait atteindre 11 à 12 m de hauteur aurait en effet été décapité par la foudre dans le courant du 17e siècle et l'on dit que du bloc tombé à terre un cultivateur se serait fabriqué une auge1.

   Los especialistas estiman que el peso total del menhir es de entre 100 y 150 toneladas. Consiste en granito porfídico y probablemente fue extraído de afloramientos situados a dos kilómetros de distancia, como mínimo, en dirección al Aber Ildut. Uno sólo puede imaginar las dificultades que los constructores del monumento tuvieron que superar para extraerlo de su roca, cortarlo, transportarlo a esta distancia por la pendiente natural del terreno y erigirlo en su actual ubicación.



 El menhir de Kerloas tiene dos protuberancias opuestas a un metro del suelo, dos pequeñas gibas redondeadas de unos 30 centímetros de diámetro. Es por esta razón que algunas personas todavía llaman a este monumento « El Jorobado ».
 La presencia de estas dos gibas opuestas en una piedra perfectamente abujardada sugiere que fueron formadas deliberadamente, si no mantenidas. ¿Con qué propósito? Se puede imaginar, por ejemplo, que se habrían utilizado para bloquear las cuerdas durante el transporte. Otra protuberancia, pero de otro tipo, se puede ver en el menhir de Kerhouézel en el municipio de Porspoder.



  Un rito nos ha sido transmitido por varios viajeros del siglo XIX. Jacques Cambry, un escritor bretón, dice por ejemplo en 1805 :

« Las recién casadas llevan a sus maridos allí, les hacen besar la piedra, para ser mujeres dominantas en sus propios hogares. Una extraña superstición lleva a hombres y mujeres a frotarse el ombligo contra este pilar para dar a luz a niños en vez de a niñas, y la piedra está gastada y pulida a la altura del cinturón ».

  Por su parte, en 1832, Christophe-Paulin de la Poix, Caballero de Fréminville, nos dice :

« Los recién casados van devotamente a los pies de este menhir, y después de haberse despojado parcialmente de sus ropas, la esposa por un lado, el marido por el otro, frotan sus vientres desnudos contra una de estas gibas. El hombre pretende, con esta ridícula ceremonia, obtener hijos varones en lugar de niñas, y la mujer afirma que con ello tendrá la ventaja de ser la mujer dominanta absoluta de la casa y de gobernar a su marido por completo. »

  Otra leyenda afirma que las piedras que salpican el territorio, incluyendo el menhir de Kerloas, fueron arrojadas por Gargantúa a los habitantes de Plouarzel porque el gigante estaba descontento con la comida que le habían dado.

  Se realizaron varias excavaciones alrededor del monumento. Revelaron un pavimento de unos 20 m de longitud así como 26 cascos de alfareria del depósito de un jarrón de cerámica de la Edad de Bronce, es decir, mucho más tarde de la erección del menhir. En 1961, tras una excavación clandestina de un cazador de tesoros, se descubrió otro depósito de cerámica al pie del monumento. Los fragmentos fueron depositados en el Museo de Prehistoria de Penmarc'h.



***

-1- Près d'une porte d'entrée du château de Kervéatoux, dont le domaine englobe le menhir, une pierre enchassée dans le mur pourrait aussi provenir de cet impact de foudre. Les pierres de foudre étaient en effet autrefois sensées protéger une demeure de l'orage.

Yannick Loukianoff