Volver al inicioFrances    Inglés    Alemán    



La Abadía de Saint-Mathieu de Fine-Terre

Sanctus Mattheus de Finibus Terræ

Municipio de Plougonvelin




El sitio es accesible permanentemente

GPS : 48°19'48 N   4°46'15 W



Acceso: Las ruinas de esta antigua abadía se encuentran al pie del faro de Pointe St-Mathieu, a medio camino entre Plougonvelin y Le Conquet.
Aparque en el aparcamiento cercano.


  Deje el aparcamiento a pie a lo largo de la carretera y siga a la derecha, delante del hotel, el callejón pedregoso que lleva a la mesa de orientación, a la capilla, y la puerta de entrada de la antigua abadía.






Los restos de un vasto complejo religioso.

Esta larguísima descripción ilustrada de un centenar de fotos está dividida en 4 partes que puede obtener directamente haciendo clic en cada uno de los números subrayados bajo la imagen.




-1- La antigua torre de fuego fortificada que se convirtió en un campanario,
cuya altura se ha reducido a la mitad.
-2- Ubicación de los antiguos edificios del monasterio benedictino.
-3- Ruinas de la iglesia de la abadía.
-4- Restos del monasterio mauristo.


  Lea el trágico epígrafe de nuestra página que describe la fuente de Santa Haude Una leyenda atribuye a San Tanguy la fundación de esta abadía durante el período merovingio. Pero no hay registros o restos de ella. Sin embargo, es probable que un primer asentamiento, tal vez de madera, precediera al edificio actual, que otra leyenda afirma que albergada las reliquias, procedentes de Etiopía, del apóstol San Mateo. Vea más abajo el folleto La Translation des reliques de Saint Mathieu ( El translado de las reliquias de San Mateo ) publicado por "les Amis de Saint Mathieu" y disponible en el Museo de la Abadía. otra leyenda afirma que albergaba reliquias de Etiopía del apóstol San Mateo.
  Según el historiador de la arquitectura Yves Gallet, la construcción de la iglesia de la abadía, ahora en ruinas, probablemente comenzó en el segundo cuarto del siglo XI. Y los registros más antiguos indican que en 1110 la abadía ya era dirigida por Canon Eliès : « Plougonvelin, Saint-Mathieu de Fine-Terre », Ed. Les Amis de St-Mathieu, 1985 un abad llamado Daniel. Posteriormente, el edificio sufrió alteraciones y destrucciones que hacen un poco complicada la interpretación de sus ruinas. Pero tenga la seguridad de que si no es de los que cruzan la iglesia a la fuga, nosotros le guiaremos.
  Una muy bella maqueta de la abadía alrededor del año 1500 está expuesta en el Museo de la Abadía situado en la entrada. El resultado de una meticulosa investigación en los archivos, facilita enormemente la comprensión del sitio.


Modelo a escala 1/500 de la abadía de Saint-Mathieu alrededor del año 1500 visto desde el sudeste.
Director: MPPA Rennes. © Photo Les Amis de St-Mathieu, Museo de la Abadía.


Este modelo fue hecho de acuerdo con el plan que se muestra a continuación :




En negrita, las verdaderas ruinas. Todas las dependencias han desaparecido.
Plan tomado del Canon Eliès: Plougonvelin, Saint-Mathieu de Fine Terre, Ed. Le Soc 1972.


Sólo los raros dibujos nos permiten imaginar la configuración de la abadía antes de su ruina.




Plano extraído del Perfil de Saint-Mathieu Fine-de-Terre por Sieur de La Belle Veüe-Dumains, 1691
Archivos Nacionales.



La abadía de Saint-Mathieu. Placa n°152 del Monasticon Gallicanum, fechada en 1694.
En este grabado, que tiene un pequeño parecido familiar con el anterior,
sólo queda una parte de los edificios (en amarillo).

Comparando este grabado con el modelo, podemos ver que una importante transformación se llevó a cabo a finales del siglo XVII. Es obra de la congregación reformada de Saint-Maur a la que el Parlamento de Bretaña confió la toma de la abadía en 1656.
  Pero esta renovación fue de corta duración. Ya en muy malas condiciones, esta abadía del fin del mundo fue utilizada como cantera durante la Revolución.
  Durante la Restauración, dos capillas del presbiterio de la iglesia abadenga fueron destruidas para dar paso al faro inaugurado en 1835. En esta ocasión, la alta torre, que parecía un torreón y que daba a todos los demás edificios, fue reducida a la mitad para no oscurecer el rayo de luz del nuevo faro.

  Echemos un vistazo al porche de entrada al sitio. Tiene tres escudos de armas. En el centro hay una reconstrucción del escudo de armas del Duque de Bretaña y la fecha de 1672. A la izquierda, completamente martillados, los de la abadía. A la derecha, los del abad Louis du Menou, que de 1658 a 1702 fue el arquitecto del renacimiento mauristo del monasterio.




© Michel Mauguin.

    Vayamos a ese porche.

Actualmente la entrada a la iglesia es a través del presbiterio eviscerado del edificio, lo cual es muy inusual y no ayuda al visitante a entender su configuración. Por lo tanto, proponemos una visita según un itinerario más respetuoso con la historia de estas ruinas y la cronología de las diferentes partes de la iglesia abadenga. Pretendamos que el acceso actual a la iglesia está bloqueado.
Esto nos da, en el plano del siglo XVI, la siguiente disposición :





  - Primero veremos la torre de fuego fortificada   que se eleva a la derecha.
  - Entonces el rastro de los edificios del monasterio medieval que han sido desmantelados.
   - Luego las ruinas de la iglesia de la abadía cuyas múltiples remodelaciones deben ser comprendidas.
  - Finalmente, lo que queda del gran edificio mauristo que reemplazó al hotel y que fue encontrado durante las excavaciones arqueológicas.

Una visita al Museo de la Abadía es entonces obligatoria. Nos permitirá recorrer la historia de la abadía y comprender la importancia de todo el sitio.


-1- La torre de fuego fortificada.


Esquina noreste de la torre.

  Este enorme edificio es probablemente el más antiguo de toda la abadía. Solía ser mucho más alto que la iglesia. Sus grandes contrafuertes, sus aberturas lejos del suelo, hacen pensar en una fortaleza del siglo XI y es muy posible que fuera un refugio durante los ataques que sufrió el sitio en la Edad Media.
Es probable que la torre siguiera utilizándose como campanario de la iglesia abacial, ya que en 1295 se llevaron probablemente 7 hermosas campanas como botín, durante una incursión inglesa. Canon Eliès : « Plougonvelin, Saint-Mathieu de Fine-Terre », Ed. Les Amis de St-Mathieu, 1985
Pero también se utilizó como torre de vigilancia gracias a su galeria de tejado y sobre todo como faro para los marineros. Un fuego sostenido en su punto álgido Dom Simon Le Tort : « Todavía está en pie en el centro el torreón o torre cuadrada alta en cuya cima hay una linterna en la que ardía una antorcha como guía para los nautonniers; y para el mantenimiento de esta linterna, la abadía disponía de los pecios del mar y de un cierto derecho de cobro sobre los barcos que eran empujados en esta orilla; pero los procureurs du Roy y los oficiales de ...el Almirantazgo, se han apropiado de este derecho en nombre del Rey y por eso el farol ya no brilla" Compendium historae abbatiæ sancti Matthæi in finibus terrarum, 1681 ha permitido, en efecto, señalar a los buques amigos este punto situado al final del canal del Four.


Detalle de la placa n°152 del Monasticon Gallicanum.

  Inicialmente, fueron los monjes benedictinos los encargados de mantener el fuego. Hacia 1630, los derechos de ruptura y anclaje que compensaban esta carga para su comunidad se les ha quitado Esta medida es comprensible porque, aunque fueran religiosos, el hecho de que los que mantenían el fuego fueran también los beneficiarios de posibles naufragios debió alimentar muchos rumores y atribuido por Luis XIII al cardenal de Richelieu . Posteriormente, a la Marina Real se le dio la tarea de mantener el fuego.
  En el grabado, vemos que éste estaba protegido por una linterna. Las tormentas y los riesgos de incendio en el techo de la iglesia cercana hicieron necesaria la construcción de este abrigo. Y el fuego de leña fue sustituido por « linternas » Prosper Levot : « En 1693, se instaló en lo alto de la torre una jaula de cristal que contenía tres filas de linternas : dos de seis y una de tres » L’abbaye Saint-Mathieu de Fine-Terre ou de Saint-Matthieu (Finistère)), 1874 . Lámparas de aceite de pescado cuyo humo tenía la desventaja de ennegrecer las ventanas, lo que hace dudar de su eficacia. También se sabe que la linterna fue derribada en 1750 por una tormenta.
La parte demolida del edificio tenía cuatro ventanas altas que aparecen en los grabados. Por lo tanto, es probable que en este nivel la torre podría haber sido utilizada como un campanario.

  La fachada este muestra que el edificio ha sufrido varias alteraciones.


El lado este de la torre.

  Entremos en esa fortificación masiva.


El pasillo de entrada a la torre corre a través de un muro de 1,5 metro de espesor.
Al fondo, en el lado oeste, vemos un pasaje que permite el acceso a la iglesia.




Esta salida está dominada en los pisos
por otros dos pasajes amurallados.


La observación del interior del edificio es difícil porque está oscuro y se ha colocado una red de seguridad sobre los visitantes.

En la cara norte hay una vieja ventana, también tapiada, pero atravesada por un óculo para dejar entrar la luz del día.




Dentro de la torre, cara norte.

En el mismo nivel, en el lado este, sobre la entrada, hay un acceso a una ventana idéntica, también amurallada, y precedida por unos pocos escalones. Podemos adivinar que esta vieja ventana fue usada como pasaje a un edificio que ahora ha desaparecido.




Dentro de la torre, en el lado este.
En la parte superior, hay rastros de dos pisos viejos
y una ventana con asientos.



Ventana con bancos
© Foto Armand Breton, Les Amis de St-Mathieu


En la esquina noreste, los marcos de las puertas dan al vacío. Curiosamente, no comunican con el exterior. Bajo estas aberturas se encuentran rastros de los antiguos pisos.



En la esquina noreste.

¿Cómo se puede acceder a todos estos niveles y a los que fueron demolidos?

Buscamos en vano el rastro de la escalera de caracol exterior que en el plano está a la izquierda de la entrada. En realidad, hay una escalera de caracol, pero está escondida en la esquina noreste.



Inicio de la escalera de caracol
© Foto Armand Breton, Les Amis de St-Mathieu



La escalera de caracol al siguiente piso
© Foto Armand Breton, Les Amis de St-Mathieu


Desde lo alto del faro se puede ver su culminación en la actual cima de la torre.



© Foto Armand Breton, Les Amis de St-Mathieu

Y fue a través de los marcos de las puertas que se accedió, pero sólo desde el segundo piso.

Entonces, ¿cómo llegamos a ese segundo piso?

Un plano de 1775 muestra frente a la entrada, contra el muro oeste, el inicio de una escalera que, apoyada en el muro norte y luego en el muro este, conduce a la ventana tapiada sobre la entrada.


Choquet du Lindu: Plano de la Iglesia de los Reverendos Padres Benedictinos
de la Comunidad de San Mateo
. Archivos Nacionales, detalle, 1775




En el contrafuerte, hay un rastro de una escalera lateral
que lleva sobre la entrada.



Dentro de la torre, en la cara sur.
Rastro de una galería que conduce
a la ventana tapiada del lado oeste.


La marca de la escalera lateral continúa en el contrafuerte de la cara oeste y conduce al segundo piso. Así es como tuvimos acceso a la escalera de caracol que lleva a los niveles superiores.
Es probable que esta complicada disposición haya sido diseñada por razones de seguridad. La escalera lateral, probablemente de madera, reemplazó a una simple escalera que se levantaba de una escotilla en el segundo piso en caso de peligro. El único acceso a los pisos superiores a través de la estrecha escalera de caracol era entonces fácil de defender.
Una excavación arqueológica en la pequeña zona del piso de la torre puede proporcionar más información sobre el pasado del edificio.

  Pero volvamos afuera a la cara este.

  En el grabado del Monasticon Gallicanum uno puede haber notado un escudo de armas sobre una ventana. Fuero desmantelado en el siglo XIX cuando la parte superior de la torre fue demolida. El visitante puede verlo hoy al pie del edificio.


Piedra blasonada de la parte superior de la torre de fuego.

  Aunque este escudo, que una vez fuero pintado en colores brillantes, ahora este muy descolorido, podemos adivinar las bandas horizontales, los fasces, del escudo de Du Chastel, los poderosos señores de Trémazan que siempre reclamaron la creación de la abadía. Según el heraldista Michel Mauguin, se trata de un escudo « de seis piezas de oro y gules, sostenido por dos leones, rematado por un casco adornado con El lambrequin era una gruesa pieza de tela que protegía el cuello de los caballeros con armadura lambrequins y coronado con tres torres ».


Proyecto de restitución del escudo de Du Chastel
fascé Or y Gules = con franjas horizontales doradas y rojas
© Michel Mauguin, 2020


  Este escudo de armas, que dominaba toda la abadía, era un recordatorio de su creación por la familia Du Chastel y mostraba plenamente la anterioridad así como la omnipotencia del poder señorial sobre el poder religioso.

Volveremos a este lugar al final del recorrido.

                                            Volver a la visita de toda la abadía



-2- Los restos de los edificios desmantelados del monasterio medieval.

Los lados norte y oeste de la torre conservan muy pocas aberturas.



Y sólo podemos adivinar el rastro de los pasajes amurallados del lado oeste que daban acceso a la iglesia, a la sala capitular y también a una pequeña prisión hoy destruida, situada entre la torre y el edificio de la sala capitular.



La prisión y la sala capitular,
que estaba coronada por dos pisos,
extendían detrás de la torre el transepto destruido.


Ahora echemos un vistazo al espacio en dirección al pequeño faro.


La esquina de los muros situada en el marcador rojo esta indicada en el siguiente plano.




Estas dos secciones son todo lo que queda de la residencia del abad.



  El terreno, que ahora es verde, estaba en el siglo XVI lleno de edificios. La residencia del abad, una hospedería para los peregrinos, una prisión, el edificio de la sala capitular, las cocinas y el refectorio, un claustro revestido de pequeñas columnas y un edificio que alberga las celdas de los monjes, un estanque, un palomar... Todas estas construcciones, consideradas como propiedad nacional, fueron vendidas durante la Revolución a un contratista del Conquet llamado Budoc Provost que las desmanteló. Sólo la iglesia de la abadía y la torre de fuego quedaron excluidas de esta venta.
Los restos del monasterio se encuentran probablemente hoy en día en muchos edificios del siglo XIX de la región.

En el plano del siglo XVI, vemos que la abadía estaba rodeada por una muralla. En el fondo del terreno, este grueso muro sigue en pie.






La muralla está perforada con aspilleras semienterradas,
mientras que encima de cada abertura de ventana
hay un banco de ventanas truncadas y amuralladas.


  En este punto, la muralla también formaba el muro oeste del edificio donde se encontraban las celdas de los monjes. El terreno actual, probablemente constituido por los escombros, es mucho más alto que la planta baja del edificio. Por lo tanto, las aspilleras estaban en la planta baja y las ventanas ahora amuralladas, de las celdas monásticas, en el primer piso.
La unión del hastial de este edificio de los monjes con el muro norte de la iglesia es claramente visible, así como la marca del primer piso y la pendiente del tejado :





  Estos restos son, por tanto, la única evidencia de la presencia antaño de un edificio. Y en el emplazamiento del pequeño faro no hay hoy ningún indicio de que haya existido allí un claustro durante siglos.
Sin duda, si un día se organizaran excavaciones arqueológicas, encontraríamos muchas subestructuras bajo un montón de escombros.

                                            Volver a la visita de toda la abadía





-3- La iglesia de la abadía.





  Entraremos en la iglesia abacial por una de las puertas laterales del recinto del claustro. Hay dos razones para ello.
   En primer lugar, porque el portal de entrada principal al oeste de la nave ya no es accesible desde el exterior. En efecto, se llega a ella tras la muralla por el terreno militar del semáforo, que es propiedad de la Marina francesa y está prohibido al público.
  Entonces, porque eran estas puertas laterales las que atravesaban los monjes para participar en los servicios.
Sigámoslos.



La iglesia, incluso en ruinas, es por supuesto el edificio principal de la abadía. Para comprender plenamente sus estructuras, es esencial observar cuidadosamente su plano.



A través de esta puerta, los monjes tenían acceso directo a los bancos reservados para ellos en el coro litúrgico.


Contra las columnas : restos del muro del coro litúrgico.

Veremos más adelante que este coro que obstruía la nave no siempre existió.

Vamos a la derecha hacia la puerta principal del edificio.


Entrada principal de la nave.
El arco interior es semicircular. El arco exterior, más original, es trilobulado.



En el exterior, tres arcos preceden al arco trilobulado
© Foto Armand Breton, Les Amis de St-Mathieu


Al igual que la puerta, una puerta lateral secundaria, ahora cerrada por un portón, se abre al campo militar.



Del románico al gótico :

  La nave lateral norte es estrecha y oscura. Las ventanas altas son de plena cimbra. Su base ha sido a veces amurallada.


Nave lateral norte, ventana del hastial oeste.

El muro norte tiene zonas donde se han colocado pequeñas piedras en espiga o en espinas de pez. Se dice que las piedras tienen forma en espiga cuando están dispuestas en un ángulo de 45° o en espina de pez si dos líneas superpuestas tienen una orientación invertida. Estos arreglos no son propios de las construcciones médiévales : muchos se han hecho desde entonces, pero con fines decorativos, lo que no ocurre en Saint-Mathieu



Según algunos especialistas, este método de construcción, destinado a captar diferentes niveles en lugares, es típicamente románico. Todavía se encuentra en el muro oeste del ala sur del crucero :



Estos son los restos de la primera iglesia de piedra.

  Esta parte del edificio dataría del segundo cuarto del siglo XI. La iglesia era entonces totalmente románica y casi tan larga como hoy. Fue aún más alta y no tenía bóvedas. Pero estaba oscura porque sólo le llegaba la luz de las estrechas ventanas de las naves laterales.
  Fue sin duda el momento en que los primeros peregrinos acudieron a recogerse ante las reliquias recién expuestas atribuidas al apóstol San Mateo. Ante la afluencia, los monjes se dieron cuenta rápidamente de que el edificio debía ser modificado y ampliado.

Una primera modificación

  Los cuatro pilares de los dos primeros tramos de la nave son de piedra caliza. Es fácil reconocerlo porque la piedra se degrada. Sus capiteles son románicos.


1er pilar norte : los arcos descansan sobre elegantes capiteles románicos
decorados con motivos vegetales y ganchos
que imitan los brotes de los helechos jóvenes.


Pero los primeros arcos que sostienen estos pilares no son románicos. Los arcos de plena cimbra que debían soportar fueron sustituidos por arcos ojivales.
Es el final del siglo XI. Es la época en que el duque de Normandía Guillermo el Conquistador acaba de invadir Inglaterra. También es la de las grandes peregrinaciones, y la primera cruzada esta preparanda. En la arquitectura, el arte románico se fue abandonando y los arquitectos empezaron a atreverse con el arte ojival.


En el muro norte de la iglesia se ha amurallado
una de las antiguas puertas románicas del claustro.
No se ha podido identificar el escudo que firma el nuevo arco.


  Echemos un vistazo a la nave lateral sur.

Es confuso porque originalmente era tan estrecha como la nave lateral norte. Detrás de las mismas arcadas que enfrente, estaba cerrado por un muro sur que ya no existe y que debía prolongarse hasta el crucero.


En el hastial oeste de la iglesia podemos ver muy bien
la marca de este muro fantasma y de un primer tejado.


Sin embargo, era importante que los monjes no detuvieron la afluencia de peregrinos mientras continuaban las obras en la nave. Y los oficios siempre debían celebrarse. Entendemos la necesidad de encontrar un nuevo espacio.
Para ampliar el edificio, los monjes aprovecharon el terreno que se extendía hacia el mar, al sur de la iglesia abacial. Construyeron un nuevo edificio con techo a dos aguas, paralelo a la iglesia románica.


El nuevo edificio ( marcador rojo ) visto desde el faro.
Su longitud corresponde exactamente a la
de los dos primeros tramos de la nave.



- ¡Alto ahi! ¡ ¿Qué esta obra? ¡Estás totalmente horteras!

  Esto es probablemente lo que debieron escuchar los monjes, en un lenguaje quizás aún más crudo, de los monjes en pleno trabajo de renovación.
En la nave, la sustitución de los antiguos arcos románicos por arcos ojivales estaba ya muy avanzada.
Pero a partir del tercer tramo, vemos que la arquitectura sigue cambiando. El último pilar sur de piedra caliza de la nave sostiene un capitel románico inacabado :


Segundo pilar de la nave, lado sur.
En medio de la construcción, el cantero
abandonó repentinamente la decoración de los ganchos.


Luego pasamos a los pilares de granito octogonales y redondos.


Lado sur : último pilar de piedra caliza y, a continuación,
alternancia de pilares de granito, redondos u octogonales


  Los arcos son más altos y menos macizos. Las piedras de pizarra gris que las componen y las de la pared de arriba son más pequeñas y de diferente origen. Ahora estamos de lleno en el periodo ojival, en el que buscamos altura y ligereza.



Frente al muro norte, cuyas altas ventanas han permanecido de plena cimbra, nuevos pilares de granito presentan un capitel reducido a una escasa moldura sobriamente decorada con volutas :


Pilar octogonal y arco gótico en el lado norte.
Los bellos capiteles románicos estan abandonados.


Echemos un vistazo a la parte delantera de la puerta.


Vista desde el frontón oeste. Por encima de la ventana semicircular
hay una diferencia de construcción


  Claramente, la parte superior del hastial oeste ha sido duplicada para acomodar una armazón del tejado más baja. Y el muro norte muestra que ha sido nivelado hasta el nivel de sus ventanas con parteluz.


Vista desde el exterior : en primer plano, el muro norte con su parte superior aplanada.
Detrás de él, las arcadas se han levantado.



Cambios también en la ampliación del Sur

  Como el nuevo edificio no era suficiente, los monjes construyeron dos nuevas extensiones perpendiculares a la nave, más o menos copiadas del ala sur del crucero. En la foto tomada desde la parte superior del faro, es característico el vértice triangular de los tres frontones contiguos.
El muro oeste de cada una de estas ampliaciones se mantuvo con una arcada perpendicular totalmente gótica sostenida por nuevos pilares de granito.





Las ampliaciones tenían en el nuevo muro sur
varias salidas semicirculares
que estaban amuralladas.


 

El muro fantasma de la nave lateral sur ha sido sustituido por una nueva arcada gótica que se ha roto.


  Para la pequeña comunidad, esta colosal obra debió de llevar décadas. Y mientras tanto, las técnicas fueron evolucionando. Llegaban nuevos monjes de otras abadías. Habían participado en otros campos de trabajo, habían tenido otras experiencias. Por lo tanto, no es de extrañar que cohabiten diferentes técnicas arquitectónicas en la misma parte de las ruinas actuales.

  Sin embargo, según Yves-Pascal Castel, Yves-Pascal Castel : « L'abbaye Saint-Mathieu revisitée » en Saint Mathieu de Fine-Terre, actas de la conferencia de septiembre de 1994 este cambio brutal en la transformación de la iglesia se debería más bien a una causa política.
El duque Conan IV, bajo la amenaza de guerra con el rey de Inglaterra Enrique II Plantagenet, dio a los ingleses el control de Bretaña desde 1158 hasta su muerte en 1168. Y el director de obra bretón fue sustituido por un inglés que impondró la arquitectura plenamente gótica que conocó bien. Esta dominación inglesa no cesará realmente hasta 1202, cuando el rey Felipe-Augusto confisque todos los bienes en Francia del rey inglés Juan sin Tierra.

Los sondeos arqueologicos realizados por Michel Le Goffic al pie de dos pilares del colateral sur revelaron un dinero de plata de Luis VIII que reinó de 1223 a 1226. Pero esta datación por el colateral no es muy fiable porque la moneda se encontró en un suelo alterado por varios enterramientos.


  Veamos de cerca lo que queda del coro litúrgico.




Se levantó un muro a cada lado de la nave entre dos pilares consecutivos.
Los envolvió y se integró perfectamente en su construcción.

Por lo tanto, se puede afirmar que el coro litúrgico fue originalmente contemporáneo a la construcción de estos pilares.
A cada lado de la nave, a lo largo de estas columnas, hay un saliente o una pequeña columna. Esto sugiere que un mamparo transversal debe haber sido soportado por él. Se trata del ambón mencionado anteriormente en el plano de la iglesia del siglo XVI.



Detalle del plano del canónigo Eliès.

En la Edad Media, los fieles asistían a los servicios de pie. El coro litúrgico obstruía así la nave, dejando libre sólo un estrecho paso central, como era habitual.

  Es difícil entender hoy en día la necesidad de tal construcción, que impedía al público ver el altar.
Pero estamos en una abadía. Sólo los monjes, fuera de la vista en el coro litúrgico, tenían asientos equipados con una misericordia que les permitían sentarse discretamente. Y tenían que asistir a varios servicios al día.
Así que se da prioridad a los monjes.
Se puede entender la utilidad de la ampliación del lado sur, desde el que el altar era parcialmente visible.
Observemos la composición de la pared sur del coro litúrgico.




Este grueso muro fue destruido y luego reparado sumariamente. Demolición voluntaria, porque es difícil imaginar qué otra causa podría haberlo derribarado. En un momento los monjes quisieron suprimir el coro litúrgico y después lo restauraron. ¿Destrucción durante un saqueo? ¿O simplemente una diferencia de opinión entre diferentes abades?

El transepto

Es mucho más alta que la nave.



Vista desde la nave hacia el coro.
En el cruce del transepto, el edificio toma repentinamente altura.
El transepto y el ábside de la iglesia culminan a 18 m



© Foto Armand Breton, Les Amis de St-Mathieu


Estamos entrando en la parte sagrada del edificio. Su arquitectura ojival se diferencia de la de la nave.



Vista del transepto, de norte a sur.
Se puede ver la forma de sus dos techos sucesivos.
El ala norte, en primer plano, está abierto.
Sólo podemos distinguir la marca de su pared oeste.


El transepto de la iglesia se ha modificado considerablemente. De su ala norte sólo queda un tramo de muro y restos de desgarro. La gran ventana ojival de la izquierda iluminaba un pasillo hacia la prisión y la torre de fuego. Las altas bóvedas de crucería aún dominen de la parte central del transepto. Básicamente, el ala sur ha seguido siendo románica.





El ábside de la iglesia

La arquitectura del coro tradicional que ocupa el ábside está especialmente bien conservada.


Las ojivas del coro.
Los arcos y los nervios se apoyan en pequeñas columnas.
Los ripios de la ventana principal fue destruidos,
probablemente durante la construcción del faro.


Vista de la nave desde la vidriera principal
© Foto Armand Breton, Les Amis de St-Mathieu



Esta ventana, ahora abierta, y las ventanas laterales gemelas
inundaban el coro con la luz coloreada de sus vidrieras.
En el exterior, los contrafuertes refuerzan los muros.




Ventanas laterales gemelas en el lado norte.


Estas ventanas altas son muy elaboradas. Las finas columnas están empotradas, bien en los muros, bien en pilares compuestos, que a su vez están empotrados.

Todo se hace para traducir una oleada de fe hacia el cielo.
Nos encontramos en la encrucijada de los siglos XIII y XIV, en el apogeo del arte gótico.

El ambulatorio y las tres capillas del ábside

La nave lateral norte del edificio dirigirse hacia el este en línea recta. Más allá del transepto, se prolonga con un deambulatorio que rodea el coro. De esta manera podemos llegar al colateral sur.


La nave lateral norte y al final el ambulatorio
que conduce a la única capilla que se conserva.




En el sur, el ambulatorio que lleva al colateral.




A la izquierda, detrás de una verja, se puede ver el inicio de
una escalera de caracol que lleva a la parte superior del edificio.


Tres capillas prolongaban el ábside plano de la iglesia. Pero la construcción del faro sólo dejó en pie la del Norte.


La Capilla Norte
© Foto Armand Breton, Les Amis de St-Mathieu



La Capilla Norte dedicada a San Andrés.
Las vidrieras de su gran ventana también fueron destruidos.
Su altar aún permanece, mientras que el del coro ha desaparecido.


En cuanto se sale del coro a través de su muro demolerado, uno se encuentra fuera, en el lugar del ábside central destruido. Su longitud era de dos tramos. La capilla que lo ocupaba estaba dedicada a Nuestra Señora de Loreto. Una tumba está incrustada en un nicho del primer tramo.


La tumba de Guillermo de Kerlec'h en piedra de kersanton.



Yves-Pascal Castel recuerda que este abad dirigió la abadía de 1430 a 1462. Detalla las esculturas de la tumba en el libro reeditado, Yves-Pascal Castel : « L'abbaye Saint-Mathieu revisitée » en Saint Mathieu de Fine-Terre, actas de la conferencia de septiembre de 1994 disponible en el Museo de la Abadía.


El arco roto marcaba
el segundo tramo de la capilla central.


La capilla sur, dedicada a Santa Margarita, ya no existe. Se cruza su ubicación por al pasar entre la iglesia y el faro.


Los muros de la iglesia aún conservan el recuerdo de su derribo



  Uno se pregunta por qué el arquitecto del faro derribó dos capillas de la iglesia cuando su nueva construcción podía ser desplazarada unos metros hacia el este.
Pero a principios del siglo XIX no teníamos la misma noción de patrimonio que hoy. La iglesia de la abadía llevaba casi cien años en ruinas. Ya no podía servir de nada porque los edificios del monasterio habían sido destruidos. Por razones de seguridad, mucho antes de la Revolución, los servicios religiosos sólo se celebraban en la cercana capilla de Nuestra Señora de las Gracias, que era la iglesia parroquial. Y las ruinas ya no tenían ningún interés. Se les consideraba poco antiesteticos, incluso de miedo.
El faro, en cambio, representaba la modernidad, la vigilancia y el rescate de los marineros. La utilidad supera siempre a la inutilidad.


  Continuemos ahora nuestra visita hacia el mar para observar, desde el exterior, lo que hemos visto en el interior del edificio.



  La diferencia de construcción entre la parte inferior y la superior del coro es claramente visible en los contrafuertes y las ventanas. En la parte inferior, las grandes ventanas trilobal y con tripla cintra del coro recuerdan la arquitectura de la entrada principal del oeste de la nave. Las ventanas geminadas del alzado se hicieron un siglo después.
También hay una puerta baja que conduce al deambulatorio y a la escalera de caracol que lleva a la parte superior de la iglesia. Sin embargo, hay que tener en cuenta que estamos en un terreno llena de escombros, mucho más alta que el suelo de la iglesia. Detrás de las mesas de picnic, el muro este muestra la marca de una gran ventana románica tapiada que iluminaba el ala sur del transepto.

A continuación, es la alineación de esta ala sur con dos extensiones y, al final, el primer edificio que extiende el lado sur de la nave.


La arquitectura de las ventanas puede permite reconocer
las diferentes épocas de su construcción



© Foto Armand Breton, Les Amis de St-Mathieu

A los visitantes siempre les intriga la sorprendente inclinación de los frontones de las dos ampliaciones. Realmente parece que están a punto de desmoronarse. Los especialistas proponen varias causas para esta inclinación hacia el mar : demasiado empuje del viejo techo de pizarra, insuficientemente contenido por los primeros contrafuertes. O la compactación del suelo debido al desplante de las olas en las cuevas marinas subyacentes. Sin embargo, esta inclinación ha sobrevivido a lo largo de los siglos y, sin duda, continuará durante mucho tiempo.


Colateral sur : 3ª ampliación contra el ala sur del transepto



En el muro del transepto hay un rastro oblicuo de un antiguo tapajuntas del tejado
que puede haber pertenecido a la primera iglesia románica Esta huella indica que antes de la construcción de los dos hastiales, la nave y la nave lateral sur tenían un tejado inclinado hacia el mar


Vestigios similares, incluso con restos de pizarra, se extienden hasta la parte superior del edificio.




© Foto Armand Breton, Les Amis de St-Mathieu





Colateral sur : 2da. extensión



Colateral sur: 1ª ampliación
Cerca del contrafuerte, una puerta semicircular daraba al exterior
Como en la fachada oeste, la ventana románica está parcialmente amurallada
A la izquierda está el final de la muralla que prolonga la fachada


                                                   Volver a la visita de toda la abadía

Terminaremos nuestra visita volviendo cerca de la torre de bomberos para descubrir lo que queda del gran edificio maurista que lo ocultaba parcialmente en los grabados que aún se conservan en los archivos.



4- El gran edificio mauristo que desapareció.

  Cuando en 1656 el Parlamento de Bretaña confía la abadía de St-Mathieu a la congregación benedictina reformada de Saint-Maur, el estado de los edificios monásticos era deplorable. Centrando todos sus esfuerzos en el trabajo en la iglesia de la abadía y también probablemente debido a la falta de personal suficiente, los monjes, que entonces sólo eran dos, habían abandonado hace tiempo el mantenimiento de los edificios del monasterio. En particular, el más antigue, lo que albergaba sus celdas, situado a lo largo de la muralla occidental, era ahora sólo un tugurio.
Los nuevos ocupantes decidieron levantar un nuevo edificio por el monasterio.
Pero aunque es más reciente que las demás construcciones del monasterio, no escapó a la demolición general emprendida durante la Revolución.
¿Qué contenía?

Saquemos de los archivos la perspectiva caballera extraída del Monasticon Gallicanum de la época de Luis XIV.
Las letras mayúsculas dispuestas a lo largo del grabado hacen referencia a la leyenda en latín.





Esto se resume en el siguiente panel:


Panel explicativo creado por Les Amis de St-Mathieu.

Todo lo que queda del edificio es una larga plataforma y las bases de las 10 ventanas, dos de las cuales se han incorporado al frontón del museo.







Fue gracias a las excavaciones arqueológicas realizadas en el terreno delante de la torre que se descubrió esta plataforma. Y, como guinda en el pastel, también estaba el inicio de una escalera que conducía a un sótano.



Bajemos esta escalera ahora abierta al publico :



La bodega del monasterio mauristo es una larga sala abovedada, iluminada por dos ventanas semienterradas orientadas al este. Bastante húmeda, se ha cubierta parcialmente con un suelo para garantizar la seguridad de los visitantes. La asociación de los Amis de Saint-Mathieu ha instalado temporalmente caballetes con paneles explicativos. Pero cabe imaginar que allí se amontonaban no sólo las reservas de alimentos, sino también algunos barriles de vino cuidadosamente seleccionados, a una temperatura constante que favorecía su conservación.
Vino de misas, por supuesto. ¿Qué ibas a creer?


  Hemos terminado con esta larga visita de un patrimonio excepcional. Lo único que tienes que hacer es poner un poco de orden en las fotos que recordarás. Y no olvide visitar el Museo de la Abadía y su magnífica maqueta.


El Museo de la Abadía de St-Mathieu.


Gracias a Maria Kermanach por su ayuda y su conferencia sobre la torre de fuego en el coloquio organizado por « Les Amis de Saint-Mathieu » en septiembre de 2019.
  Gracias también a Armand Breton por sus fotos, al heraldista Michel Mauguin, al historiador Jean-Yves Eveillard y a Patrick Prunier, presidente delos Amigos de Saint-Mathieu,por su ayuda y préstamo de documentos.



Yannick Loukianoff

***

Más información



Están disponibles en el Museo de la Abadía :


   



***

Código QR de esta página:


Descargar este flashcode