Volver al inicioFrances    Inglés    Alemán    



La moneda del oro conocida como estater de Piteas



   Como ha sucedido a ocurre a menudo, un patrimonio como el del Pais de Iroise no se queda entaramente en su lugar de origen. A veces es necesario viajar decenas o incluso cientos de kilómetros para descubrir uno de sus elementos. A lo largo del tiempo, el patrimonio se ha trasladado y se puede encontrario ahora en colecciones privadas o por, supuesto, en museos. El patrimonio puede también haber sido robado como la Virgen con Hijo que se hizo en la capilla ND del Val de Trébabu en 1997 y que tuvo un final feliz 28 años después, cuando, milagrosamente, reapareció la estatua robada en Provenza. Por desgracia, otros robos, como el del reloj solar de la iglesia de Tréouergat permanecen todavia no estàn resueltos. Estas incertidumbres del futuro de un patrimonio se ilustrán en la historia siguiente en Rennes, en el museo de Bretaña.

En esta ciudad, se puede admirar una moneda muy antigua ( el siglo IV a.C ). Esta moneda ha sido descubierta de manera muy especial.



EL DESCUBRIMIENTO




   En 1959, un oficial naval retirado de Brest había ido a cazar a la costa de Lampaul-Ploudalmézeau. Cuando llegó a la playa fue sorprendido por los montones de algas traidas por olas durante los ultimas tormentas.



El mar había acumulado cerca de un metro de algas allí, que comenzaba a pudrirse. Llienó varias bolsas de algas para abonar su jardin de Brest.
Unas semanas más tarde, entre las algas que se descomponian, el jubilado vi un objeto brillante.
Era una hermosa moneda de oro escondida entre los gruesos cramponès de una alga laminaria.


Foto YL: reconstrucción


Después de un vigoroso cepillado bajo el grifo eliminó los ultimos sedimentos atados a la moneda demostrando una estancia prolongada en el mar y un transporte natural hasta la playa, y no una pérdida por un caminante. El oficial concluyó a la posibilidad de un antiguo naufragio cerca de Lampaul-Ploudalmézeau1.
La cara de la moneda representaba un personaje alado de pie en un carro antiguo tirando por cuatros caballos más una inscripción dificil de leer en la parte superior.



En el otro lado, otro personaje coronado y semidesnudo armada de una especie de lanza a lo largo de la cual aparecía otra inscripción.



   Sin duda era una moneda muy antigua. El oficial necesitaba una opinión experta para saber más.

   Asi la evaluación de la moneda se hizo en febrero 1960 a la Facultad de Letras de Rennes con el apoyo de Pierre-Roland Giot, director del Departamento de Antigüedades Prehistóricas. Jean-Baptiste Colbert de Beaulieu, un erudito numismático, reconoció fácilmente la moneda como una de la colonia griega de Cirene, ( provincia ahora ubicada en Libia ). Esta moneda fui acuñada pocos años después de la muerte de Alejandro Magno, entre el 322 y 313 a.C. La cara representada una cuadriga liderada por la diosa alada Nike ( la Victoria de Samotracia ) y el nombre griego de los Cireneos. En el reverso Zeus de Cirene ( Zeus-Amón ) haciendo su libación mediante una ampolla y apoyándose en un cetro. Se podia también leer el nombre de Polianthés, magistrado monetario de Cirene en el 322 aC. La moneda de oro puro era casi circular de diámetro de 2 cm. Pesaba 8,54 g y pertenecia a una serie bien conocida por los coleccionistas.
Jean Bousquet, el director del Departamento de Antigüedades Históricas de los Paises Loira-Bretaña, negoció su adquisición y permitió al Laboratorio de Arqueología de la Facultad de Letras de Rennes de volverse el propietario legal de la moneda.
Debido a su interés de gran tamaño, este objeto precioso fue estudio de cada maneja posible lo que ha producido muchas publicaciones en la prensa especializada.2
En seguida, los especialistas asumerion que la moneda tenia su origen en la expedicioñ de PITEAS, el primer y atrevido explorator marsellés cuyos escritos haban desaparecido y que los historiadores latinos consideraron como mentiroso.
A pesar de no constituir una prueba formal, la moneda podria haber venida de este viaje rehabilitando, asi, el navegante antiguo.

La moneda de oro fue por lo tanto guardada en Rennes y, durante unos cincuenta años, fue poco a poco olvidada. Al mismo tiempo sus descubridoresque desaparecieron poco a poco. Las publicaciones se mantuvieron, pero en el Laboratorio nadie era capaz de decir dónde el patrimonio era escondido.

Misterio...

La moneda bien descrita en las publicaciones como el estatero de Piteas había desaparecida como sus descubridores, y aqui parecia se terminada la historia.


El REDESCUBRIMIENTO

   En 2015, un profesor jubilado de una pequeña ciudad cerca de Rennes, ferviente numismático preocupado por la desaparición de la moneda de Piteas del laboratorio, se dejo anonadado al ver descripción de la moneda en un catálogo de una subasta local.
La descripción de la moneda en el catálogo y en la foto era sin duda la de la moneda de Piteas. ¡Ya no estaba en los locales de la Facultad, sino que ahora formaba parte de una colección privada!

¡Y la venta iba a tener lugar dos días después!

   Sin perder tiempo, el profesor aviso al Museo de Bretaña. El Servicio Regional de Arqueología obtuvo in extremis que la moneda cirenaica fuera retirada de la venta y confiada a este museo.

Asi la moneda de oro conocida como la moneda de Piteas no caida otra vez en el olvido.

Hoy en dia, se presenta la moneda al público en una vitrina segura. Las colecciones del museo tienen un estatuto inalienablelo que garantiza su futuro y la satisfacción de la curiosidad de los visitantes.


En el Museo de Bretaña : La vitrina de la moneda de oro
y Jean-Louis Aicard, el numismático que salvaba la moneda por la segunda vez

Foto Ouest-France 21 de junio del 2015


1- La alternativa a la hipótesis de uno naufragio maritimo es pensar simplemente que la moneda se ha caida al mar mientras un transporte entre el barco y la orilla cuando su propietario se iba de compras o por otras razones.

2- Véase el artículo de P.R. Giot y J.B. Colbert de Beaulieu publicado en 1961 en el Bulletin de la Société Préhistorique de France, el informe de Jean Bousquet publicado el mismo año en los Annales de Bretagne, y el informe del mismo autor durante la sesión del 14 de octubre de 1960 de la Académie des Inscriptions et Belles Lettres.

3- Para completar esta historia, ver también la página de este sitio Piteas el Massaliote, de Georges Tanneau.



Yannick Loukianoff

***

Código QR de esta página:




Descargar este flashcode


***