Volver al inicioFrances    Inglés    Alemán    



Menhires de Mesdoun


Municipio de Porspoder


listados como Monumentos Históricos el 27 de diciembre de 1923





Aparcamiento GPS : 48°29'04 N   4°45'00 W


Tengan cuidado de no entrar en la parcela si hay ganada o cultivada.









Acceso :   Este sitio está en la frontera entre los municipios de Porspoder y de Lanildut. Desde Lanildut, en la carretera a Porspoder, gira a la derecha en la aldea de Pontic, y luego a la derecha de nuevo justo después de la torre de agua. Un kilómetro más adelante se pueden ver a la derecha las dos piedras y el cartel de arriba. Ambas piedras están situadas en el centro de una parcela cultivada y el acceso sólo es posible después de la cosecha. Sin embargo, el sendero que bordea el campo permite verlos en buenas condiciones.

El menhir occidental :





   El menhir Nº 1, el más occidental y el más cercano a la carretera, tiene 4,12 m de altura, 1,48 m de ancho y casi 1 m de grosor en la base. La piedra, tallada en granito porfídico del Aber Ildut, fue cuidadosamente abujardada en toda su cara sur. Está roto en la parte superior.

El menhir oriental :




   El menhir Nº 2, situado a unos 60 m al este del anterior, tiene 3,80 m de altura. Más pequeño y más robusto, tiene 2,24 m de ancho en la base y 1 m de grosor. También es menos regular que el primero y tiene una rotura en su cumbre y una inclusión en el granito porfídico que causa una grieta natural en forma de X en una de sus caras.
Se puede pensar que es precisamente la presencia de este defecto en la piedra lo que determinó su elección por los hombres del período Neolítico. Y en este caso, una comparación con los grabados de « hachas enmangadas » que decoran ciertas losas en otros lugares podría ser útil en la búsqueda de su significado.



   Los dos menhires de Mesdoun marcaron los espíritus de los habitantes hasta el punto de que una leyenda cuenta que fueron las jabalinas de una memorable lucha entre el diablo y San Ourzal, cuya capilla está a sólo un kilómetro de distancia. Por supuesto, el menhir más regular era el arma del santo, mientras que el demonio lanzaba el segundo, más tosco y masivo. Las dos jabalinas de piedra serian fijados para siempre en el suelo.
    Otra leyenda dice que estas piedras fueron traídas por « mujeres buenas» - hadas - en sus grandes delantales...

***

Código QR de esta página:


Descargar este flashcode